La fiebre en los niños


La Fiebre es el aumento de la temperatura normal del cuerpo, es un mecanismo de defensa que ayuda al cuerpo  a combatir los gérmenes que causan enfermedades, surge en respuesta a unas sustancias llamadas  pirógenas defendiéndonos de un cuerpo agresor. La fiebre no se considera como una enfermedad sino como un SINTOMA más frecuente en la infancia que en otra edad.

 

Supone del 40 al 60% de todas las consultas urgentes hospitalarias y ambulatorias.

 

Es una fuente de ansiedad muy importante para muchos padres, aunque muy raramente, señala el inicio de una enfermedad grave.


Aparece generalmente ante la presencia de (virus, bacterias o parásitos) donde hay que realizar un seguimiento cuidadoso a su evolución.

 

La fiebre suele estar acompañada de otros síntomas como escalofríos, dolores articulares y musculares, dolor de cabeza y malestar general.

 

CLASIFICACIÓN DE LAS TEMPERATURAS TOMADA EN LA AXILA

 

1º- Temperatura Normal: hasta 37,6ºC

2º- Febrícula (F.BAJA): desde 37,6ºC hasta 38,4ºC

3º- Fiebre: desde 38,4ºC hasta 41ºC

4º- Hiperpirexia: Por encima de 42ºC

 

CONDICIONES ESPECIALES DE VULNERABILIDAD

 

Hay niños y niñas que presentan situaciones especiales, que los hace más vulnerables ante cualquier enfermedad, por lo cual requieren mayores cuidados, como son:

El bajo peso o desnutrición

Niños menores de dos meses

Si se tiene cualquier enfermedad crónica importante como hecho adicional.

Si el niño o la niña es prematuro.

Hospitalización del menor antes del episodio febril.

Si los niños y niñas son menores de 6 meses y convive con muchas personas en áreas estrechas. Contaminación en el aire y poca higiene.

 

 

SIGNOS DE ALARMA

 

Rigidez de nuca

Ataques o convulsiones

Manchas rojas en la piel

Excesiva somnolencia o inconsciencia

Vomito

*Cualquiera de los signos anteriores  es motivo de consulta urgente al centro de salud

 

 

COSAS A TENER EN CUENTA:

 

1º- La temperatura normal del organismo varía a los largo del día, pudiendo oscilar hasta 1ºC, siendo más baja por la mañana al levantarse, y más alta por la tarde.

 

- El ejercicio y las comidas abundantes tienden a elevar la temperatura corporal.

 

- Ante una fiebre que no tiene un foco infeccioso claro, se debe revisar al paciente a las 12 - 24 h. de la primera exploración.

 

4º- Existen datos que nos pueden hacer valorar la posible gravedad de una fiebre, estos pueden ser:

 

a) Una subida muy rápida de la misma.

b) No cede bien con las medidas antitérmicas aplicadas correctamente.

c) El efecto de las medidas antitérmicas es muy fugaz.

 

5º- La intensidad de la fiebre, en general, no se correlaciona con la intensidad de la enfermedad que la origina. Sin embargo, es sugerente el hecho en un niño que no mejora clínicamente (su estado general es pobre, está decaído, no responde a estímulos, etc.) aunque la fiebre haya descendido, tenemos que destacar una posible meningitis.

 

 

TRATAMIENTO DE LA FIEBRE:

 

1º - MEDIDAS FISICAS:

 

  • Su indicación no está limitada ni en duración, ni en frecuencia.
  • Su efecto es inmediato, pero de corta duración.
  • Permite la antitérmica inicial, en espera del efecto de los fármacos.
  • Se usarán baños o compresas de agua templada, entre 30 y 37ºC.
  • No están indicados ni el alcohol ni el agua fría, ya que se produce una vasoconstricción cutánea, que impide la pérdida de calor a través de la piel.

 

 

2º - ANTITERMICOS: Los más usados son:

  • Paracetamol (apiretal)
  • (aspirina)
  • Consulte siempre a su pediatra, antes de utilizarlos.
  • No usarlos nunca con temperaturas inferiores a 38/38,5ºC.

  

CONCLUSION:

 

Ante un proceso febril, es conveniente seguir las siguientes pautas:

 

  • Proporcionar abundantes líquidos, a ser posible azucarados.
  • No forzar nunca la alimentación, no tienen sensación de hambre.
  • La sedación solo es aconsejable en caso de "Convulsiones Febriles".
  • Un niño menor de tres meses, con fiebre de pocas horas de evolución, será de hospitalización obligatoria.
  • No está indicada la administración de antibióticos a un niño con un cuadro febril no explicado.
  • Mantener ambientes ventilados, evitando corrientes de aire.
  • Mantener al menor en ropo acomoda y fresca.
Top